Prevencion Incendio

No debemos olvidar que la prevención es el aspecto más importante de la seguridad contra incendios ya que gran parte de los ellos podrían haberse evitado si se hubiesen aplicado una serie de medidas básicas que deben tenerse en cuenta al realizar el trabajo.

Estas medidas suelen estar relacionadas con el uso de equipos eléctricos y con la manipulación de sustancias inflamables, así como con el mantenimiento de las salidas de emergencia y la correcta señalización y accesibilidad de dispositivos extintores.

En cuanto a los equipos electrónicos se debe mantener, en la medida de lo posible, una zona de seguridad sin combustibles alrededor de ellos. Además, es importante no sobrecargar los enchufes (ladrones, alargaderas, regletas, etc.).

Muy importante es la comunicación entre los trabajadores ya que un aviso puede evitar muchos problemas. El equipo debe permanecer alerta en todo momento, asegurarse de que todo funciona correctamente y, en el caso de que no sea así, avisar lo antes posible para que el personal cualificado ponga solución a la anomalía. Aunque no lo parezca, unos segundos pueden evitar un desastre por tanto, la capacidad de reacción debe ser inmediata.

No es aconsejable aproximar focos de calor intensos a materiales combustibles. En el caso de tener que efectuar operaciones con llamas abiertas, arcos eléctricos, soldadura, etc. Se debe consultar a los responsables del área donde vayan a realizarse los trabajos. Esto se debe a que puede ser necesario tomar precauciones especiales e incluso que sea una zona donde esté prohibido efectuar este tipo de trabajos.

Una norma básica para la prevención de incendios es no obstaculizar en ningún momento los recorridos y salidas de evacuación, así como el acceso a extintores, bocas de incendio, salidas de emergencia, cuadros eléctricos y/o pulsadores de alarma. Estos equipos deben estar siempre accesibles para su rápida utilización en caso de emergencia.

Es muy recomendable dedicar el tiempo que sea necesario a informar a los trabajadores de la señalización, las salidas disponibles, vías a utilizar y la localización del pulsador de alarma y del extintor más próximo.

Tan importante como todo lo anterior es el orden y la limpieza en el lugar de trabajo para que todos los miembros del equipo sean capaces de localizar los elementos necesarios para la extinción de un incendio y para evitar que ciertos elementos puedan ocasionar uno. La suciedad, los derrames de líquidos y materiales como virutas, papeles y cartones pueden originar fácilmente incendios.

Ante cualquier olor sospechoso o superficie excesivamente caliente, se debe avisar a mantenimiento, al responsable de zona o conforme a las instrucciones del plan de emergencia.

Respetar la señal de “PROHIBIDO FUMAR” es estrictamente necesario. Al entrar en las áreas donde esté señalizado, no hay que olvidar depositar las colillas en ceniceros, bien apagadas, y no tirarlas en cualquier sitio.

Un buen hábito que puede prevenir problemas es inspeccionar el lugar de trabajo al final de la jornada laboral. Si es posible, se recomienda desconectar los aparatos eléctricos que no se necesiten mantener conectados.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License